9.7.08

ALGUNA VEZ...



Alguna vez tuve sueños,
alguna vez conocí el sabor de la felicidad
y la risa que florece a la llegada del viento.

Alguna vez volé,
tuve alas de águila
y aterrizajes sobre la mar.



Esa vez de las veces que viví
el mar se me adentró en el vientre
y te hizo navegar en mí.

Cada movimiento tuyo,
era un golpe de vida,
como submarino
en busca de la superficie.

Alguna otra vez sembrè el sueño
de tenerte por siempre.


Ese dìa el mar se me desbordó,
se acabaron tus aleteos
e iniciaste la siembra de huellas
que con el paso de segundos
tallaste en mi corazón.

Alguna vez te soñè,
alguna vez te tuve.
Alguna vez conocí la felicidad
**
Dina Luz Pardo, Derechos Reservados del autor.
**

3 comentarios:

josé dijo...

Cuando te he leido no he dejado de recoger la infinita cordura de tu pena que no prescribe en la inmensidad de tu recuerdo de amor. Mi afecto sigue contigo, amiga.

Jorge Ampuero dijo...

Alguna vez la añoranza y el amor nos iluminan para dar paso a las palabras, a esa luz que no nos pertenece.
Me gustó el poema.

Saludos...

Dina Luz Pardo dijo...

Gracias Jorge:
Alguna vez... fue mi realizaciòn, mi sueño vivenciado. Lo màs maravilloso que me pudo haber pasado: el dìa en que mi hija llegò a mi vientre y luego emergiò de mi, para unirnos por siempre.